CONSOLAS DE ILUMINACIÓN.

Los proyectores de iluminación, se gradúan, bien por control de fase,  por amplitud de onda, o por DMX. 

Los encargados, en los dos primeros casos de dar esa onda, con corte de pase o por amplitud de onda, son los dimmer. 

 

Éstos son el equivalente de la etapa de potencia de audio. Suministran a los proyectores la potencia, debidamente regulada, para que  puedan dar más o menos luz, e incluso apagarse. 

  

Pero para que eso acurra, los dimmers necesitan de una señal de control, que les diga qué han de hacer. De esto se encarga la consola de iluminación. 

La consola de iluminación dará una orden a cada canal de dimmer, para que éste actúe en consecuencia. Esta señal, puede ser de varios tipos, sobre varios protocolos. 

– Por tensión variable de 0-10 Vcc. En desuso por su alta sensibilidad a interferencias, y su complejidad de cableado. 

– DMX 512. El protocolo digitad en boga, ya que permite, mediante un cable de par balanceado digital, transmitir 512 canales de control. 

  

Las consolas  pueden ser de un número casi ilimitado de canales, pero van desde 1 canal, hasta los 16.384 canales. 

  

¿Cómo puede ser esto, si el protocolo DMX sólo admite 512 canales? 

Efectivamente, cada bloque DMX permite manipular 512 canales de control. A esto se le llama un universo. 

Si agrupamos en paralelo varios universos, tendremos nx521 canales. Por tanto las consolas presentan un nº de canales que es un múltiplo entero, normalmente, de 512. De ahí que se diga que una determinada consola posee 2, 3, 4, 5 ,6 7, 8 o más universos. 

¿Y no entraron en conflicto los diferentes universos al tener los mismos canales? Eso es lo que parecería a primero vista, pero el primer universo comienza en el canal 1 y termina en el 512, el segundo universo comienza en el 513 y termina en el 1024, el tercer universo comienza en el 1025, y termina en el 1536 y así sucesivamente. 

  

La consola de iluminación, nos permite fijar el nivel de luminosidad de cada uno de los proyectores, pero no sólo eso. Nos permite grabar escenas, reproducir cadenas de escenas (chases), controlar el tiempo de fundido, crear grupos de proyectores, automatizar procesos complejos etc… 

Existen dos tipos principales de consolas, las que se usan para luz blanca, y las que se usan para luz espectacular, es decir, para controlar luces de colores y robots. 

Se diferencian, en que las de luz blanca vienen, por así decirlo, vírgenes en cuanto a la agrupación de canales, mientras que las de las luces de color, suelen venir con los canales agrupados en grupos de 8, 12, 16, 24… canales para poder controlar luminarias que necesitan esos canales para todos sus parámetros susceptibles de ser controlados. Además de venir con joysticks, y bolas, para poder controlar los movimientos de los proyectores móviles. 

Las consolas sencillas, no necesitan de demasiados conocimientos, y son asequibles en poco tiempo, pero el uso y control de las consolas de alta gama, requiere unos conocimientos muy profundos de su funcionamiento, y exige a los operadores un alto grado de especialización.