LOS DIMMERS – FUNCIÓN Y CARACTERÍSTICAS

Debido al uso de la tecnología de tungsteno, se ha usado el dimmer (término en inglés, para denominar a un regulador) para poder regular la cantidad de luz que da un proyector. 

Aunque esta tecnología está cada vez más en desuso, debido a la irrupción del LED, que ya posee su dimmer interno, y que solo necesita señal DMX para regularse.

 

 

Hay varias tecnologías de dimmer: 

  • De triac 

  • IGBT 

  • Senoidal 

  • Relé. 

Los dos primeros basados en Triac y Tiristor, con corte de fase, y su consiguiente producción de armónicos; y el tercero basado en el transistor, variando la amplitud de la onda, por lo que no produce armónicos en los cortes de fase. Pero lógicamente, más caro en precio, y menos robusto en fiabilidad. El de relé, lógicamente, no regula, sólo activa o no la salida, y puede estar basado en relés físicos o electrónicos. 

 Y dentro de cada una de ellas existen dimmers que van desde un canal, hasta lo que se necesite. 

Normalmente se han fabricado dimmer en múltiplos de 6 canales, con conexiones delanteras o traseras, en base a clemas de conexión, schukos, Ctac, o Harting.

Lo que define a un dimmer, es su potencia, y su filtrado a la salida. 

Los usos de potencia más extendidos son los que van desde 1 Kw, hasta los 10 Kw. Y los filtros de salida, desde 100 μs hasta los 400 μs. 

Existen dimmer de un canal para usos localizados, de 4 canales para ENG, o instalaciones pequeñas, y de 6, 12, 18, 24, 36 y 48 canales. Amén de los grandes bloques de dimmer para estudios de TV que pueden llegar a tener en un solo bloque hasta 256 canales. 

Estos dimmer, sobre todo los de alta gama, ofrecen una serie de facilidades, como la selección de curva de salida, según qué vayamos a regular, el preheat (precaldeo para mimar a la lámpara), Automáticos de protección magnetotérmica, fellback de estado de cada canal a la consola o el ordenador etc.. 

Pueden ser portátiles, de montaje en rack, o montaje mural. 

Estos dimmer son a la luz, lo que la etapa de potencia al sonido. Hace falta un controlador que los regule. 

Este controlador, puede entregar su señal de control como tensiones que van de 0 a 10 Vcc, actualmente en desuso por la poca fiabilidad frente a interferencias; o por el protocolo digital de control DMX 512. 

El último mucho más efectivo, de ajuste más fino, e inmune a ruido parásito, o de interferencia. Y la mayor ventaja de todas de este sistema, es que puede enviar, por el mismo par digital balanceado, 512 canales de regulación. Por lo que el dimmer, sólo necesita una entrada con conector XLR de 3 ó 5 pines para aceptar todas estas señales.